la sublimación

La sublimación es una técnica de impresión textil, aunque se puede aplicar en muchos más artículos.
Hay miles de empresas que se dedican a la sublimación de artículos de regalo, por ejemplo tazas, cuadernos, alfombrillas (...)

La sublimación textil consiste en imprimir el diseño que se quiere reproducir en un papel específico, que luego colocamos encima del tejido en calandras que ruedan a 200ºC (¡Que calor eh!).

Gracias a la alta temperatura y a que se utilizan unas pinturas especiales, el color se evapora, ¡Y queda imprimido en el tejido!

Aunque todo parezca muy bonito, se necesitan de diferentes herramientas para sublimar, a parte de la calandra.

Por un lado, papel para sublimar, del que encontramos dos tipos de papel para sublimación:

PAPEL PARA SUBLIMAR


El papel para sublimar es el que se utiliza en las impresoras o "Plotters", y aunque en textil, no se pueden reproducir los dibujos con tanta calidad que en artículos más sólidos, el papel que se utiliza puede ser el mismo, e incluso de menor calidad.
De hecho, los factores que más influyen en la calidad de la impresión son el modelo de la impresora y la calidad de la tinta que se utilice.

Uno de los puntos críticos del papel de sublimación es que se ha de guardar muy bien ya que no puede coger humedad, porque se estropearía y quedaría inservible.

Papel protector para sublimar

Este papel de sublimación es un elemento esencial, sirve para proteger y mantener limpio el equipo de sublimación y para evitar la transferencia de color sobre algunas partes de los artículos.

Dependiendo del uso que se le quiera dar, se utilizan unos papeles diferentes por ejemplo, en la sublimación con calandra, enfocada a producciones grandes, suelen ser papeles protectores sin adhesivos.

Si quisiésemos sublimar con plancha, se requerirían papeles adhesivos, para que, a la hora de aplicar el calor en la plancha, no se mueva y no haya problemas.

Seguro que ahora sabes un poquito más y no te pillan de novato.